POESIA Y VIDA
 
POESIA Y VIDA
FOTOS
AGRADECIMIENTO
POESIA Y VIDA
 
Imagen
 
A VIOLETA, ESA PERSONA ESPECIAL
Este dolor de vivir no viviendo
y este sufrir de no saber que vivo,
quieren hacerme querer no queriendo
y desear no escribir lo que escribo...
Este pesar de sentir este peso
que no me pesa, pesándome tanto,
tan pesaroso me tiene y tan preso
que le parezco espantable a mi espanto...
Yo ya no puedo sentir puramente
con el sentir de los sentimentales...
¡Hay tantas momias de amor en mi frente
y tantos muertos espirituales!
Nada queda en mi entero universo...
Todo cayo en tiempo al olvido...
Y este tejer el tejido de verso,
es un tejer para ser destejido...
¡Esta sequía interior y espinosa
que me llego de mi tierra querida,
por cada herida me daba una rosa,
por cada rosa me daba una herida!
Y hoy como tierra sin flor y sin poma,
rosa que sangra sin sangre ni esencia,
siento el roer de mi misma carcoma
y que no existo en mi propia existencia...
(1)

Dudas y preguntas
se forman en mi mente
se plasman como consignas y reproches
no hallo palabras hermosas, ni frases alegres.

Si al menos pudiera con toda la tristeza
que me encierra
improvisar un poema a la tristeza.
Si la tristeza al menos
quitara la joroba a todos los jodidos del planeta.
¿Qué se puede hacer mientras se sufre?
¿Para que sirven los que padecen?
Yo estoy metido en mi tristeza como en una cama.
Tengo lleno de pulgas el cerebro.
Y estoy solo, con la soledad podrida,
echada a perder la inteligencia,
echado a morir, echada sobre mi la muerte.
¿Cómo puede en un hombre solamente
encerrarse toda la infelicidad de la tierra?



¡Bah! Cada ser humano
es una razón que justifica la demencia,
una razón claro, para babear de dolor,
de soledad, de tristeza...
(2)

Hay instantes que quisiera
que todo fuera diferente,
poder reír, gritar, cantar...
como mayoría de la gente.

Un rato se levanta mi esperanza.
Tan cansada de haberse levantado
torna a caer, que deja, mal mi grado,
libre de desconfianza.
¿Quién sufrirá tan áspera mudanza
del bien al mal? ¡Oh corazón cansado!
Esfuerza en la miseria de tu estado,
que tras fortuna suele haber bonanza.
Yo mismo emprenderé a fuerza de brazo
romper un monte, que otro no rompiera...
(3)

En esas andaba
cuando conocí una hermosa mujer
y de pronto todo cambio,
y en un instante...

Hay en mi alma y un secreto en mi vida;
una pasión eterna, de súbito formada,
oculta llevo en mi alma la irremediable herida,
y aquella que la hizo nunca a sabido nada.
(4)

Basto tan solo que te viera...
Para un cambio total en mi existencia;
bastó tan solo tu presencia
para dejar de ser lo que antes era.
Basto tan solo contemplara
con tierna complacencia,
el conjunto gracioso de tu cara,
para que en un instante yo te amara.
(5)

Todo ello en un solo sentimiento
extraña sensación
que mi corazón olvidaba.
Entonces pregunte:
¿Conoce alguien el amor?
Villaespasa respondió:

¿Conoce alguien el amor?
Es un anhelo misterioso
que al labio hace suspirar
torna al cobarde valeroso
y al más valiente hace temblar;
es un perfume embriagador
que deja pálida la faz;
es la palmera de la paz
en el desierto del dolor...
Es paz en medio de la guerra.
Fundirse en uno siendo dos...
Quedarse inmóvil y cerrar
los ojos para ver mejor;
y bajo un beso adormecer...
y bajo un beso despertar...
(6)

¿Cómo puedo saber si estoy enamorado?
- volví a preguntar-
Y Bernádez me respondió:

Estar enamorado, amigos, es encontrar el nombre justo a la vida.
Es dar a fin con la palabra que para hacer frente a la muerte se precisa.
Es encontrar la llave oculta que abre la cárcel en que el alma está cautiva.
Es levantarse de la tierra con una fuerza que reclama desde arriba.
Es respirar el ancho viento que por encima de la carne respira.
Es contemplar desde la cumbre de la persona, la razón de las heridas.
Es advertir en unos ojos una mirada verdadera que nos mira.
Es escuchar en una boca la propia voz profundamente repetida.
Es sorprender en unas manos ese calor de la perfecta compañía.
Es sospechar que, para siempre, la soledad es nuestra sombra va vencida.
Estar enamorado, amigos, es descubrir donde se juntan cuerpo y alma.
Es percibir en el desierto la cristalina voz de un río que nos llama.
Es ver en el mar la torre donde ha quedado prisionera nuestra infancia.
Es apoyar los ojos tristes en un paisaje de cigüeña y campanas.
Es ocupar un territorio donde conviven los perfumes y las armas.
Es dar la ley a cada rosa y al mismo tiempo recibirla de su espada.
Es confundir el sentimiento con una hoguera que del pecho se levanta.
Es gobernar la luz del fuego y al mismo tiempo ser esclavo de la llama.
Es entender la pensativa conversación del corazón y la distancia.
Es encontrar el derrotero que lleva al reino de la música sin tasa.
Estar enamorado amigos, es adueñarse de las noches y los días.
Es olvidar entre los dedos emocionados la cabeza distraída.
Es recordar el garcilaso cuando se siente la canción de una herrería.
Es ir leyendo lo que escriben en el espacio las primeras golondrinas.
Es ver la estrella de la tarde por la ventana de una casa campesina.
Es contemplar un tren que pasa por la montaña con las luces encendidas.
Es comprender perfectamente que no hay fronteras entre el sueño y la vigilia.
Es ignorar en qué consiste la diferencia entre la pena y la alegría.
Es escuchar a media noche la vagabunda confesión de la llovizna.
Es divisaren las tinieblas el corazón una pequeña lucecita.

Estar enamorado, amigos, padecer espacio y tiempo con dulzura.
Es despertarse una mañana con el secreto de las flores y las frutas.
Es libertarse de si mismo y estar unido con las otras criaturas.
Es no saber si son ajenas o propias las lejanas amarguras.
Es remontar hasta la fuente las aguas turbias del torrente de la angustia.
Es compartir la luz del mundo y al mismos tiempo compartir su noche obscuras.
Es asombrarse a alegrarse de que la luna todavía sea luna.
Es comprobar en cuerpo y alma que la tarea de ser hombre es menos dura.
Es empezar a decir siempre, y en adelante no volver a decir nunca.
Y es, además, amigos míos, estar seguro de tener las manos puras.
(7)

Me di cuenta que lo que ellos decían,
lo que expresaban es lo que yo sentía,
y a partir de hoy y en adelante
esta mujer para mi ya no es la misma.

Tu no eres para mi como un ser humano.
Jamás podré sentir por ti alegría, odio o amistad.
Jamás podré continuar mi ligero paso indiferente
cuando tu apareces cada mañana por la boca del metro,
todavía con un sueño triste en los ojos
y un andar lento y melancólico.
En este instante, que día tras día igualmente temo,
ya no existe la tierra para mí,
sino un raudo paraíso en que no acabo de crecer,
una gloría una muerte diarias...
Si puedo aun vivir, es por que cada mañana
cuando tú apareces por la boca del metro,
inmovilizándome junto al pasamanos hasta que desapareces,
nadie parece darse cuenta de tu trastornadora belleza;
sólo yo quedo en éxtasis, aniquilado a tu paso.
Tal misterio, tal forma impalpable de la muerte
no pertenecen, ya lo sé, a este mundo.
No soy en ese instante el que ahora escribe estos versos,
ni el que ha poco comentaba el último film estrenado,
ni que el que mañana disertará sobre el romanticismo de Bécquer,
sino un ser arrebatado a otro mundo;
poblador instantáneo de un mágico país,
al que el misterio heridor de la belleza
no deja tiempo para pensar cuán dolorosa es la existencia del hombre,
sino apenas murmurar alucinadamente unas voces obscuras,
entre los temblorosos labios, que el súbito incendio ha sorprendido secos,
mientras el mundo sigue tu melodía ignorada.
(8)

"¡Síguela!" pienso cada mañana.

"¡Síguela!", gritaron cuerpo y alma al par.
...Pero tuve miedo de amar con locura,
de abrir mis heridas, que aun suelen sangrar,
¡y no obstante toda mi sed de ternura,
cerrando los ojos, la deje pasar!
(9)

Sin embargo...

Mil veces he intentado
decirte que te quiero
mas ardorosa confesión, mi vida,
se ha ido de mis labios a mi pecho.
¿Por qué niña? Lo ignoro.
¿Por qué? Yo no lo entiendo.
Son blandas tu sonrisa y tu mirada,
dulce es tu voz, y al escucharla tiemblo.
Ni al verte estoy tranquilo,
ni al hablarte sereno.
Busco frases de amor y no las hallo,
No sé si he de ofenderte tengo miedo.
Callando, pues, me vivo
Y amándote en silencio,
Sin que jamás en tus dormidos ojos
Sorprenda de pasión algún destello.
(10)

Yo quisiera salvar esa distancia,
ese abismo fatal que nos divide,
y embriagarme de amor con la fragancia
mística y pura que tu ser despide.
Yo quisiera ser uno de los lazos
con que decoras tus radianes sienes;
yo quisiera en el cielo de tus brazos
beber la gloria que en tus labios tienes.
Yo quisiera ser agua y que en mis olas,
que en mis olas vinieras a bañarte
para poder, como lo sueño a solas,
a un mismo tiempo por doquier besarte.
Yo quisiera ser lino y en un tu lecho,
allá en las sombras, con ardor cubrirte,
hablar con los temblores de tu pecho,
y morir de placer al comprimirte.
¡Oh! ¡Yo quisiera muchas cosas! ¡Quisiera
llevarte en mí como la nube al fuego,
mas no como la nube en su carrera
para estallar y separarnos luego!
Yo quisiera en mismo confundirte.
Confundirte en mi mismo y extrañarte;
yo quisiera en perfume convertirte,
convertirte en perfume y aspirarte.
Aspirarte en un soplo como esencia,
y unir a mis latidos tus latidos,
y unir a mi existencia tu existencia,
y unir a mis sentidos tus sentidos.
Aspirarte en un soplo del ambiente,
y así verter sobre mi vida en calma,
toda la llama de tu pecho ardiente
y todo el éter de lo azul de tu alma.
Aspirarte, mujer... De ti llenarme.
Y en ciego, y sordo, y mudo consagrarme
al deleite supremo de sentirte.
y a la dicha suprema de adorarte.
(11)

...Yo necesito
decirte que te adoro,
decirte que te quiero
con todo el corazón;
que es mucho lo que sufro,
que es mucho lo que lloro,
que ya no puedo tanto,
y al grito con que imploro
te imploro y te hablo en nombre
de mi ultima ilusión.
(12)

Y así mujer...

Con todas las lagrimas del mundo
apenas podría humedecer tus sueños...
¿Qué es la inteligencia?
¿Es el amor una manifestación del intelecto?
La producción armamentista, las guerras,
los despojos, las torturas, los crímenes,
los olvidos...
¿Son producto de la inteligencia?
Con toda la fertilidad de la tierra
apenas si podría regalarte un hijo...
¿Por qué el amor, la piedad, la solidaridad
se nos convierten al menor descuido en egoísmo?
¿Por qué sin darnos cuenta
se nos llenan las manos
de víctimas, de golpes, de mendigos?
¿Por qué se nos secan como pétalos?
Como todas las manos de los desposeídos,
apenas podría acariciar tu sonrisa...
¿Con cuantos sueldos se vencen
la ignorancia y la pobreza?
¿Con cuantos muertos se llena la ambiciónde quién gobierna?

Alguien tendría que lavar la luna
que refleja nuestras necesidades.
Alguien tendría que esconder al cielo
para convencernos que no existe.
Con todo el odio del mundo,
uniendo muerto con muerto y cansancios y silencios,
fui levantando este amor
comprometido
contigo y con el mundo;
militante armado
de tu cuerpo;
militante avergonzado
de la especie...
Con tus ojos, tus pies y tu cansancio,
voy llegando a mí, a mí consciencia,
compañera...
(13)

El día que antes era noche oscura,
vuelve a ser día cada vez más puro;
la noche, que antes era día oscuro,
vuelve ser noche cada vez más pura.
El cielo, que antes era tierra impura,
vuelve a ser cielo menos inseguro;
la tierra, que antes era cielo impuro,
vuelve a ser tierra menos insegura.
Desde que en ese día sin reproche,
desde que en esta noche que no es noche,
desde que en este cielo que destierra,
desde que en esta tierra que no es tierra,
el corazón, ayer deshabitado,
vuelve a ser corazón enamorado.
(14)


1. Luis Fernández Ardavin (CENIZA)
2. Profirió García Trejo (DESCOMPOSICIÓN)
3. Garcilaso de la vega (UN RATO SE LEVANTA MI ESPERANZA)
4. Alexis Felix Arvers (SONETO)
5. Francisco de los santos (SÓLO QUIERO TU AMOR)
6. Francisco Villaespasa (¿CONOCE ALGUIEN EL AMOR)
7. Francisco Luis Bernádez (ESTAR ENAMORADO)
8. José Luis Cano (ODA A UNA MUCHACHA DESCONOCIDA)
9. Amado Nervo (COBARDIA)
10. Manuel Caballero (MIEDO)
11. Salvador Díaz Mirón (DESEOS)
12. Manuel Acuña (NOCTURNO)
13. Profirió García Trejo (LECCIÓN DE AMOR)
14. Francisco Luis Bernárdez (SONETO DE AMOR)
 
Esta página es solo una forma de agradecerte todo tu tiempo, tu confianza, la oportunidad de alguna vez decirte AMIGA, gracias VIOLETA.

Te pido sinceramente perdón por lo que hice, no fue mi intención hacerte sentir mal, PERDÓN

GERARDO
Ultimo Caminante
Con Cariño